Soluciones para pymes.

¿Tengo o no tengo que llevar un registro de la jornada de trabajo en mi empresa?

Remitido en Abogados, Asesoramiento jurídico, Empresa, Factor Humano | 0 comentarios

¿Tengo o no tengo que llevar un registro de la jornada de trabajo en mi empresa?

Durante el año 2016, como consecuencia de tres sentencias de la Audiencia Nacional que establecían la obligación de registro de la jornada aunque no se realizaran horas extraordinarias en la compañía, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social comenzó a exigir a las empresas dicho registro horario. Seguramente vuestros asesores os prepararon algún sistema para llevar dicho registro, en previsión de una visita de la Inspección de Trabajo. Y seguramente entre abril y mayo de este año os han informado de que ya no hace falta llevarlo. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo es posible que se cree y destruya una obligación legal en ese tiempo récord? ¿Y qué pasa con las Instrucciones que dictó la Inspección de Trabajo?

Intentaré contestar a estas preguntas de la manera más práctica posible.

Por un parte, la sentencia del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2017 ha establecido que las empresas no están obligadas a llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantillasino únicamente de las horas extras realizadas(Art. 35.5 ET: A efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente. Lo dicho en esta sentencia se ha reiterado por otra de 20 de abril de 2017. 

La información y un breve comentario de estas sentencias estaba en un post anterior dando cuenta de las mismas (aquí).

Por otra parte, el contenido del artículo 12.4 del Estatuto de los Trabajadores sigue inalterado (la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salariosdel resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias…El empresario deberá  conservar los resúmenes mensuales de los registros de jornada durante un periodo mínimo de cuatro años). Asimismo, se establece la obligación de llevar un registro del tiempo de trabajo en el Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre sobre jornadas especiales de trabajo.

Conforme a ello, SÍ hay que registrar, obligatoriamente, las horas extras, la jornada de los trabajadores a tiempo parcial y la de los trabajadores sujetos jornadas especiales, como ferroviarios, marinos mercantes, personal de servicios móviles (transporte por carretera), navegación aérea, etc.

Queda una última cuestión que es la relativa a la posición de la Inspección de Trabajo. ¿Va a dejar de perseguir el control del cumplimiento de la legalidad sobre la jornada de trabajo?

La Instrucción núm. 1/2017, de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social complementaria a la Instrucción 3/2016, de 21 de marzo, sobre el control en materia de tiempo de trabajo y horas extraordinarias, (es una instrucción de carácter interno para los Inspectores y Subinspectores de Trabajo elaborada  tras las sentencias del Tribunal Supremo), se refiere expresamente a que una cosa es que no sea obligatorio el registro de la jornada diaria de trabajo (con la consecuencia de que la Inspección no podrá sancionar a la empresa por no llevarlo) y, otra, que las empresas sigan teniendo que respetar los límites legales y convencionales en materia de tiempo de trabajo y horas extraordinarias. Asimismo, la Instrucción recuerda que es la función esencial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social controlar este cumplimiento. Para ello, expresamente avisa de que La Inspección de Trabajo y Seguridad Social puede y debe realizar las actuaciones de comprobación para la detección de las eventuales infracciones.

Elena del Hoyo

  • Abogada desde el año 1991.
  • Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid. Colegiada en el Colegio de Abogados de Madrid con el número 46.544.
  • Diplomada en la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid en Práctica General y en Asesoría de Empresas.
  • Actualmente soy letrada colaboradora del ICAM, en concreto, coordinadora del área Procesal Laboral del Observatorio de la Justicia, y encargada del área procesal y del área laboral y de Seguridad Social de Mencía & Asociados. He defendido un número muy alto de asuntos judiciales y extrajudiciales.
  • Desde que empecé mis clientes han sido tanto empresas como particulares. He tenido grandes satisfacciones profesionales como letrada de los Turnos de Oficio Laboral y Penal.
  • Desde octubre de 2014 soy árbitro de la CORTE NACIONAL DE ARBITRAJE CIVIL, MERCANTIL Y MARÍTIMO (ANJAR).
  • He compatibilizado mi trabajo como abogada con la formación, impartiendo cursos de contenido jurídico para el Máster de Derecho Privado del ICAMCSI-CSIF, CCOO, el Colegio de Titulados Mercantiles y Empresariales de Madrid, el Ministerio de Sanidad, la Asociación de Fabricantes de Cemento de España (OFICEMEN)… Ahora mismo tengo un curso de Redacción para abogados creado por mí que imparto a través de la Escuela de Escritores. Con este curso hemos estado en despachos como CLIFFORD CHANCE o GÓMEZ, ACEBO & POMBO.
  • Pertenezco a tres asociaciones que he elegido no solo por lo que me puedan aportar sino porque, además, comparto su ideario y sus valores: AMNISTÍA INTERNACIONAL, FEDERACIÓN DE MUJERES EMPRESARIAS (FEDEPE) y ASOCIACIÓN DE ABOGADOS LABORALISTAS (ASNALA).
  • He creado o participado en la creación de tres proyectos jurídicos:  BÉCQUER ASESORES SERVICIOS EMPRESARIALES, S.L.; QUATTOR ABOGADOS; y E-QUAL ABOGADAS – EXPERTAS EN IGUALDAD; y uno de formación: FORMACIÓN Y DESARROLLO QUATTOR, S.L., consultora de formación especializada en industrias extractivas. Además, empecé mi vida profesional reflotando la empresa familiar TEYCO INTERNACIONAL, S.L.
  • Hablo inglés, y podemos trabajar en este idioma.

Han pasado muchos años y mucha vida profesional, pero aún me parece que los abogados y las abogadas tenemos un gran trabajo que nos permite poner en el mundo cosas importantes y que merecen la pena, como las soluciones a conflictos que hacen difícil la vida de las personas. La escritura es mi gran afición, que he querido unir al Derecho.

Me gustan las palabras cambio, sinécdoque, zaguán y alcántara.

 

Elena del Hoyo. Abogada Laboralista

Elena del Hoyo

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies