La mujer en la gestión empresarial

La mujer en la gestión empresarial

Por Elena del Hoyo, abogada. Se ha publicado el Informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre la mujer en la gestión empresarial, del que os adjunto aquí la versión resumida en español. No es ninguna sorpresa saber que el informe muestra que la mujer todavía debe superar obstáculos considerables para ocupar el cargo directivo máximo o integrar las juntas de administración de las empresas. Pese a los progresos que han realizado en la gestión empresarial y al último decenio de activismo encaminado a romper el “techo de cristal” que les impide acceder a los cargos más altos, las mujeres siguen excluidas de la adopción de las principales decisiones económicas. En el informe se examinan numerosas iniciativas destinadas a cuestionar los estereotipos de género, las culturas empresariales y la ausencia de medidas que concilien el trabajo con las responsabilidades familiares; también se incita a examinar más detenidamente las trayectorias profesionales de las mujeres y los hombres con objeto de eliminar prejuicios sexistas sutiles que al principio de la carrera profesional son casi imperceptibles. Dentro de este apartado, el informe pone de relieve cómo las mujeres son orientadas profesionalmente hacia departamentos desde los que no es posible acceder a los puestos superiores de dirección y son excluidas de aquellos otros que constituyen el camino por el que se accede a los mismos: los departamentos comercial (operación y ventas de productos), investigación y desarrollo de productos y en funciones de dirección general de las empresas. Sin embargo, las mujeres son mayoritariamente destinadas a trabajar en los departamentos de recursos humanos, responsabilidad social corporativa, relaciones públicas y comunicaciones, finanzas y administración. Es lo que se llama “paredes de cristal”. Aunque de lo que estamos hablando es de un derecho de las mujeres a participar en la vida económica en pie de igualdad con los hombres, no dejan de buscarse argumentos sobre lo rentable que es que lo hagan. Es decir, parece que no es suficiente con la igualdad como valor y hay que encontrar criterios economicistas que hagan rentable para las empresas la promoción de las mujeres a puestos de responsabilidad. Sin dejar de constatar mi disgusto por esta forma de abordar la cuestión, que no se adopta cuando se trata de los hombres (que no tienen que demostrar la conveniencia de su contratación como género ni que ser especialmente rentables ni que aportar nada más que su trabajo y gracias) resaltaré también que el informe, recogiendo datos de un informe de 2011 de la asociación Catalyst, destaca que las empresas de Fortune 500 con más mujeres en la junta de dirección eran un 16% más rentables que las demás. Las empresas con un número superior de mujeres en sus equipos directivos...

Leer más

El outsourcing como ventaja competitiva

El outsourcing como ventaja competitiva

El Outsourcing es el proceso mediante el cual una organización identifica un área de su proceso de negocio que puede ser desempeñada de manera más eficiente por otra empresa, la cual es contratada para desarrollar ese proceso concreto, liberándose de este modo recursos que pueden ser utilizados para desarrollar las actividades esenciales del negocio. El ejemplo más extendido, sobre todo en pequeñas empresas y negocios, es la contratación de una gestoría para realizar las tareas que requieren una especialización concreta, como son la gestión laboral y la   elaboración de la contabilidad e impuestos. Sin embargo, hay otras muchas tareas que pueden ser delegadas en profesionales externos, que pueden aportar una alta especialización y capacitación, lo que sin duda redundará en una sensible mejora de la competitividad de la empresa. Así, algunas de las áreas claramente susceptibles de contratación externa son la financiera – entendida como la gestión estratégica de las finanzas empresariales, y no sólo como simple departamento de contabilidad -, jurídica, tecnológica, marketing e incluso comercial. Las ventajas que ofrece el outsourcing para la empresa son muy diversas: Permite concentrarse en su core business, es decir, en lo que mejor hace. Optimiza los procesos de negocio, ya que utiliza la alta cualificación y especialización del proveedor, integrándolos en su estrategia. Convierte los costes fijos en variables. Reduce los costes de personal. Libera recursos para dedicarlos a otras tareas estratégicamente más importantes. Un claro ejemplo es la optimización del espacio destinado a tareas administrativas. Incrementa la eficiencia y productividad de los procesos externalizados. Mejora de economías de escala. Otorga flexibilidad a la organización, puesto que puede hacer frente a puntas de trabajo sin que se generen retrasos o embudos en estos departamentos. Permite responder con agilidad y rapidez a los cambios del entorno. Permite contar con una estructura similar a la gran empresa a un coste muy reducido. No obstante, para que un proceso de externalización tenga éxito se deben cumplir unas premisas básicas: Debemos asegurarnos de que los proveedores de las áreas externalizadas están perfectamente alineados con nuestros objetivos de negocio y nuestra visión estratégica. La confianza mutua y la confidencialidad son elementos clave del outsourcing. El contacto debe ser permanente. Al fin y al cabo, el proveedor es parte esencial de nuestro equipo, y la comunicación necesariamente tiene que ser fluida. El proveedor debe ser muy ágil, para adaptarse a las necesidades de nuestra empresa con rapidez y eficiencia. Por supuesto, la seriedad y la profesionalidad son elementos indispensables. Así pues, y puesto que la flexibilidad es la premisa de cualquier negocio del siglo XXI, merece la pena hacer una profunda reflexión y repensar nuestra empresa, en la que el outsourcing puede jugar un papel muy importante....

Leer más

Algunas claves para la supervivencia

Algunas claves para la supervivencia

ALGUNAS CLAVES PARA LA SUPERVIVENCIA La larga y profunda crisis económica y financiera, el desempleo galopante, la caída en picado del consumo… Sin duda, tiempos difíciles los que vivimos e imponentes los enemigos a batir para cualquier pyme o comercio que aún sobreviva a este cataclismo. Sin embargo, si queremos seguir en pie y «dando la batalla», debemos cambiar nuestra mentalidad y realizar cambios tácticos (corto plazo) y estratégicos (largo plazo). Por poner un ejemplo, la lucha entre dos bandos en cualquier batalla suponía, hasta la I Guerra Mundial, enfrentar directamente las unidades de cada ejército en perfecta alineación, lo que convertía a los pobres soldados en blancos fáciles para las balas del enemigo. Pero con la llegada de nuevas armas más precisas, herramientas más eficaces y elementos de transporte más rápidos cambió para siempre la forma de luchar: las formaciones perfectas dieron paso a unidades más pequeñas transportadas a cualquier lugar del mundo en cuestión de días, e incluso horas; se adoptaron técnicas de la guerra de guerrillas, se modernizó la captación y procesamiento de la información, etc. Pues bien, algo parecido está pasando en la lucha por la supervivencia que supone dirigir un negocio: de la abundancia del crédito se ha pasado a la práctica desaparición de recursos ajenos; los clientes ya no son fieles y buscan nuevas experiencias a mejores precios, horarios más amplios e información más exhaustiva antes de decidirse a comprar. En muchos casos ya no sirven los grandes descuentos, ni la simpatía de nuestra organización, ni los regalos a cambio de un determinado volumen de compra. ¿Cómo hacer frente a esta nueva forma de «lucha»? Muchas veces, consciente o inconscientemente, nos encerramos en nuestra visión tradicional del negocio («esto se ha hecho siempre así y ha funcionado», «todo cambiará cuando pase la crisis», «los políticos tienen que hacer algo por nosotros») y no nos damos cuenta de que si abrimos nuestra mente a la nueva economía (que no crisis), podremos subirnos al carro de la supervivencia y no morir en el intento, evitando acabar como artesanos y gremios de la era Pre-Revolución industrial: en los libros de Historia. Y es que la evolución tecnológica nos ofrece herramientas útiles, sencillas de manejar, baratas (¡incluso gratuitas!) y al alcance de cualquiera, todo para hacer nuestra empresa o comercio más competitivo. Aquí os dejamos algunas medidas que os pueden ser útiles para la supervivencia de vuestro negocio: El uso de redes sociales, especialmente Facebook y Youtube, es una poderosa herramienta para dar a conocer nuestro negocio. Todos hemos visto los anuncios de la teletienda y, aunque su calidad artística deja mucho que desear, no podemos negar la efectividad del mensaje y el hecho de que, si...

Leer más

Otras alternativas de financiación

Otras alternativas de financiación

OTRAS ALTERNATIVAS DE FINANCIACIÓN Es un hecho innegable: la falta de crédito está ahogando, cuando no destruyendo, el tejido productivo de España: la industria, el comercio, la distribución, los servicios… ningún rincón de la economía se salva de la asfixia por estrangulamiento. En un entorno en el que, además, la inmensa mayoría de las entidades bancarias están quebradas de facto (la verdadera razón por la que no prestan dinero), además de las mayores exigencias regulatorias en cuanto a provisiones, capital, etc., no es previsible que la situación mejore en el corto-medio plazo. Nos queda aún una larga travesía por el desierto. Esta falta de financiación, agravada por los impagos, el peso de la deuda de las empresas y las familias, la menor renta disponible, la subida de impuestos y el desmesurado aumento de precios de servicios básicos, no hace sino acelerar aún más el proceso de destrucción económica masiva, con lo que entramos en un círculo vicioso del que cada vez es más difícil salir. Por este motivo poco a poco se van haciendo hueco todo tipo de iniciativas, empresariales e institucionales, para reducir la dependencia bancaria de las empresas: el crowdfunding, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), las redes de Business Angels… Pero no todos son accesibles a determinado tipo de negocios: las microempresas, el pequeño comercio, la pequeña empresa familiar, los autónomos, las pymes con problemas o los emprendedores siguen teniéndolo bastante difícil a la hora de financiar sus inversiones, o simplemente su circulante. Sin embargo, hay una alternativa que, bien utilizada, puede ser una excelente fuente de financiación, beneficiosa para todas las partes: el ahorrador particular. Sí, ese que tradicionalmente mantiene un depósito a plazo en una entidad financiera, con una rentabilidad mínima, al que en muchas ocasiones le han colocado productos tóxicos (preferentes, subordinadas, productos estructurados…) como alternativa de inversión, alejándose mucho de lo que en principio debería ser su perfil inversor. Pensadlo bien: un ahorrador tradicional de plazo fijo, ¿no está corriendo en este momento un riesgo muy alto al mantener su dinero en el balance de una caja nacionalizada y reconvertida en banco? ¿Qué posibilidades hay de que pierda la totalidad de su inversión? Cuando cualquiera de nosotros solicita un préstamo a un banco, lo primero que nos obligan a presentar es una garantía, además de capacidad de devolución. ¿Tenemos las suficientes garantías de la entidad en la que tenemos depositado nuestro dinero? Las quitas sufridas por las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas han demostrado que no. Pues bien, ¿por qué no acudir a este tipo de ahorrador para financiar nuestra empresa? Evidentemente, la el riesgo de la inversión en cualquier negocio es muchísimo mayor, pero existen...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies