Toros vs. osos: ¿Una bomba a punto de estallar?

Toros vs. osos: ¿Una bomba a punto de estallar?

Fiel a su cita, JP Morgan Asset Management distribuyó su “Guide to the Markets”, un cuadernillo en forma de fichas repleto de datos y gráficos macroeconómicos, de los que no hace ninguna valoración, se limita simplemente a exponerlos en un formato bien estructurado y comprensible para casi cualquier tipo de inversor, y que sirven fundamentalmente para hacernos una composición de lugar acerca de dónde estamos y hacia dónde pueden dirigirse los mercados en el futuro próximo. De hecho, las fichas exponen los datos macro a 31 de diciembre de 2016 con la vista puesta en el primer trimestre de 2017. Podéis echarle un vistazo aquí. Pues bien, esta ficha en concreto nos ha llamado muchísimo la atención:     ¿El motivo? Si nos fijamos en la columna Bull markets(*), podemos observar que el ciclo alcista actual en el S&P 500, que comenzó en marzo de 2009, lleva acumulada una rentabilidad total del 249% y lleva acumulados 97 meses al alza. Comparándolo con los 10 grandes hitos en los mercados financieros pasados desde el Crack de 1929, vemos que éste, cuyo comienzo se fecha en julio de 1926, acumuló una rentabilidad del 152% durante un período de 38 meses. Si vamos un poco más allá, vemos que el ciclo alcista actual sólo es superado por la época de la burbuja tecnológica, que abarca desde octubre de 1990 a marzo de 2000, en el que la rentabilidad fue del 417% por un periodo de 115 meses. En todos los demás periodos, desde la crisis de los misiles de Cuba hasta la crisis del petróleo de 1973, pasando por otros acontecimientos igualmente “sísmicos”, tanto las rentabilidades como la duración alcista de cada uno de los ciclos son sensiblemente inferiores al actual. Evidentemente, cada época y cada ciclo tiene sus peculiaridades, catalizadores y circunstancias políticas y económicas, pero no podemos evitar sentir cierto escalofrío al pensar qué pasaría si hubiera un detonante que hiciese estallar esta bomba de euforia en los mercados después de tanto tiempo al alza y con las exageradas valoraciones alcanzadas, máxime teniendo en cuenta la divergencia entre la economía real (que no nos engañemos, sigue en la UCI, muy grave y con respiración asistida) y la financiera. Y aunque nos estemos refiriendo exclusivamente al S&P500, no olvidamos el dicho que sigue siendo totalmente válido: «Cuando USA estornuda, el resto del mundo se constipa». Indudablemente, es para pensárselo. (*) Un bull market, o mercado de los toros, es un mercado alcista, en el que hay incrementos de rentabilidad de al menos un 20%. Por el contrario, un bear market, o mercado de los osos, sigue el signo contrario, esto es, caídas de al menos el 20% en el período. ________________________________________________________________________________________________________...

Leer más

RESUMEN DE MERCADOS PRIMER SEMESTRE 2015

RESUMEN DE MERCADOS PRIMER SEMESTRE 2015

A pesar de las interminables negociaciones sobre Grecia, que incluso han llegado a provocar el impago técnico del país heleno, ya que no hizo frente al tramo de 1.500 millones de euros que tenía comprometido con el FMI, el primer semestre de 2015 ha sido un buen período para la inversión en renta variable, con rentabilidades en algunos casos espectaculares, si bien la volatilidad ha sido la tónica dominante, más acusada en la última parte del período por el affair griego. En esta tabla podemos ver las rentabilidades de los principales índices mundiales desde el 1 de enero al 30 de junio: Y aunque el resultado desglosado de cada índice ha sido muy dispar, la norma general ha sido la obtención de rentabilidades por encima del 10% en la mayoría de los casos, aunque dos de los pilares fundamentales de la economía mundial, Estados Unidos, Reino Unido y algunos países emergentes, han tenido un comportamiento sensiblemente peor que la zona Euro: En Europa las cosas han ido bastante bien, y las rentabilidades de los índices sectoriales han impulsado las carteras con fuerza. No obstante, cabe preguntarse de cara al segundo semestre si el alza de las cotizaciones se corresponden con el débil incremento de los indicadores de la economía real, y en qué medida han influido en ello las bajas expectativas de rentabilidad en otro tipo de activos: En cuanto a las divisas, la depreciación del euro con respecto al dólar sigue su curso, y si sigue la tendencia, podríamos ver la paridad entre las dos monedas en un plazo relativamente corto. Destacar además el comportamiento tanto del franco suizo como del yen japonés: Por lo que respecta a la renta fija, en España se han cumplido los pronósticos con un aumento de los tipos de interés, que lleva implícito la caída del precio de los bonos. Por último, sigue abierta la guerra del petróleo entre los principales productores, a pesar de la débil recuperación de la demanda y el claro exceso de oferta (la OPEP insiste en mantener la producción, mientras que EEUU sigue produciendo mediante la técnica del fracking ingentes cantidades de oro negro). Aun así, la variación del precio del petróleo ha experimentado una subida del 10% durante este semestre. El oro parece aportar un toque de tranquilidad acerca de posibles descalabros en la economía mundial, ya que su precio no refleja una demanda desorbitada ni señales de pánico: Así pues, buen semestre para los inversores, pendientes ya de la segunda parte del año con un ojo puesto en China y los países emergentes en general (la bolsa China ha tenido una caída considerable en pocos días, lo que pudiera ser indicativo del estallido de una enorme burbuja),...

Leer más

GESTIÓN DE PATRIMONIOS: ¿SÓLO PARA MULTIMILLONARIOS?

GESTIÓN DE PATRIMONIOS: ¿SÓLO PARA MULTIMILLONARIOS?

Al contrario de lo que se pueda pensar, la situación patrimonial de una persona no está formada sólo por los bienes y derechos que se poseen. Hablar de patrimonio implica referirse a un activo y a un pasivo, a unos bienes que efectivamente se tienen y a unos derechos (por ejemplo, una futura herencia), pero también a las deudas o a la capacidad de endeudamiento y a las expectativas de futuro de una persona. Todos disponemos de un patrimonio, aunque éste sea negativo. El patrimonio es un concepto dinámico, que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Hoy, su traducción como fortuna está totalmente desfasada. Lo mismo que la idea de que el patrimonio se autoalimenta, que basta con confiarlo a productos de ahorro y rodearlo de la máxima seguridad, para mantener su nivel. Además, es un concepto íntimo e intangible, que habla de lo que es adecuado y rentable para uno mismo, en un momento determinado. Un préstamo firmado en el momento exacto y por la cantidad precisa, es una deuda, pero también una fuente de enriquecimiento futuro. Hablamos, por tanto, del patrimonio como una realidad cambiante, que se va adaptando a las necesidades y objetivos que surgen en cada momento de la vida. Gestionar un patrimonio permite preparar la situación financiera personal y familiar con vistas al futuro, optimizar los recursos a medio y largo plazo. Abandonar un patrimonio al azar, no gestionarlo de forma adecuada, puede traer consigo su erosión – e incluso su desaparición-, su exposición a una serie de factores que, finalmente, lo mermarán. Entre estos factores, podemos destacar las siguientes: Los impuestos. Hacienda siempre pasa factura, eso es algo indiscutible. Pero también compensa al que sabe planificar correctamente su patrimonio. El inversor español dispone de varios productos financieros a través de los cuales conseguir deducciones fiscales, como los créditos hipotecarios, la cuentas vivienda o los planes de pensiones. Los cambios legislativos y fiscales. En España, tenemos una legislación financiera y fiscal bastante cambiante, lo que exige un estudio constante de la situación patrimonial para evitar que esta situación acabe dañándola. Por poner sólo un ejemplo, todos los años se introducen novedades, relacionadas de una forma u otra con el patrimonio, en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado. Además de las reformas del sistema fiscal que el gobierno de turno acomete cada cierto tiempo. Modificaciones de la situación personal o familiar. Dentro de una unidad familiar pueden suceder muchos cambios que afecten a la situación patrimonial, como un régimen matrimonial distinto, un divorcio, una sucesión o una herencia. Acomodarse a estas modificaciones, también será importante para preservar el patrimonio. Las comisiones bancarias. Las entidades financieras están para ganar dinero...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies