Algunas claves para la supervivencia

Algunas claves para la supervivencia

ALGUNAS CLAVES PARA LA SUPERVIVENCIA La larga y profunda crisis económica y financiera, el desempleo galopante, la caída en picado del consumo… Sin duda, tiempos difíciles los que vivimos e imponentes los enemigos a batir para cualquier pyme o comercio que aún sobreviva a este cataclismo. Sin embargo, si queremos seguir en pie y «dando la batalla», debemos cambiar nuestra mentalidad y realizar cambios tácticos (corto plazo) y estratégicos (largo plazo). Por poner un ejemplo, la lucha entre dos bandos en cualquier batalla suponía, hasta la I Guerra Mundial, enfrentar directamente las unidades de cada ejército en perfecta alineación, lo que convertía a los pobres soldados en blancos fáciles para las balas del enemigo. Pero con la llegada de nuevas armas más precisas, herramientas más eficaces y elementos de transporte más rápidos cambió para siempre la forma de luchar: las formaciones perfectas dieron paso a unidades más pequeñas transportadas a cualquier lugar del mundo en cuestión de días, e incluso horas; se adoptaron técnicas de la guerra de guerrillas, se modernizó la captación y procesamiento de la información, etc. Pues bien, algo parecido está pasando en la lucha por la supervivencia que supone dirigir un negocio: de la abundancia del crédito se ha pasado a la práctica desaparición de recursos ajenos; los clientes ya no son fieles y buscan nuevas experiencias a mejores precios, horarios más amplios e información más exhaustiva antes de decidirse a comprar. En muchos casos ya no sirven los grandes descuentos, ni la simpatía de nuestra organización, ni los regalos a cambio de un determinado volumen de compra. ¿Cómo hacer frente a esta nueva forma de «lucha»? Muchas veces, consciente o inconscientemente, nos encerramos en nuestra visión tradicional del negocio («esto se ha hecho siempre así y ha funcionado», «todo cambiará cuando pase la crisis», «los políticos tienen que hacer algo por nosotros») y no nos damos cuenta de que si abrimos nuestra mente a la nueva economía (que no crisis), podremos subirnos al carro de la supervivencia y no morir en el intento, evitando acabar como artesanos y gremios de la era Pre-Revolución industrial: en los libros de Historia. Y es que la evolución tecnológica nos ofrece herramientas útiles, sencillas de manejar, baratas (¡incluso gratuitas!) y al alcance de cualquiera, todo para hacer nuestra empresa o comercio más competitivo. Aquí os dejamos algunas medidas que os pueden ser útiles para la supervivencia de vuestro negocio: El uso de redes sociales, especialmente Facebook y Youtube, es una poderosa herramienta para dar a conocer nuestro negocio. Todos hemos visto los anuncios de la teletienda y, aunque su calidad artística deja mucho que desear, no podemos negar la efectividad del mensaje y el hecho de que, si...

Leer más

Los techos del emprendedor: la hora del gestor profesional

Los techos del emprendedor: la hora del gestor profesional

El emprendedor suele liderar su proyecto desde su nacimiento. Tras superar ciertas situaciones en las que el futuro del negocio puede verse comprometido, si este sigue creciendo, puede llegar el tercer techo que hay que romper, el momento de hacerse a un lado y tener un gestor profesional. Este hecho puede darse por iniciativa propia o bien impuesto por las circunstancias o por la recomendación de terceros que se hayan unido al proyecto durante el camino. Sea como fuere, la diferencia entre hacer o no hacer nada puede significar el éxito o el fracaso del negocio. En muchos casos el emprendedor no está cómodo gestionando, su mentalidad es de iniciador, le motiva empezar pero no tanto encargarse de la actividad de la empresa una vez que ésta ya ha cogido cierto vuelo. Es posible que ésto le lleve a dar el paso de apartarse de este cometido, contratar a un gestor profesional y dedicarse a nuevos proyectos. Otras veces el emprendedor puede no verse a la altura de esa tarea. La gestión de una empresa que ha alcanzado un determinado tamaño no es igual que la de un pequeño proyecto y, en aras de no echarlo todo a perder, puede decidirse a buscar a alguien más capacitado para esa labor. Pero también puede llegarse a esta situación por la intervención de terceros. La llegada de un inversor que aporte capital y sirve para hacer más fuerte la empresa puede llevar aparejada una recomendación del mismo para que sea otra persona la que lidere el nuevo rumbo. En cualquiera de estos casos el emprendedor ha de ser consciente de que lo mejor es ceder el testigo. Eso no ha de suponer la salida del emprendedor del proyecto, puede seguir manteniendo su participación en la empresa y colaborando en la toma de decisiones, pero sí debe buscar el lugar apropiado en el que desarrollar sus capacidades. Fuente: pymesyautonomos.com...

Leer más

La cortesía en los negocios

La cortesía en los negocios

Llamadas pendientes de devolver, correos sin contestar, silencio. Las personas y las empresas tendemos a complicarnos la vida. Buscamos la excelencia en la técnica, en los procesos, buscamos programas más efectivos, productos más competitivos, nuevos mercados, cualquier cosa que haga que nuestra empresa salga a flote, se mantenga en el mercado o sea líder del sector. Desde hace ya tiempo sabemos que la correcta gestión de las emociones es la clave para una vida plena, tanto en el ámbito privado como en el público y profesional. Las emociones gobiernan nuestras relaciones y, al fin y al cabo, los negocios son relaciones personales en un contexto profesional. Gestionar nuestras emociones correctamente es tan importante como gestionar bien las emociones que hacemos sentir a los demás. El viejo adagio trata a los demás como quieras que te traten a ti es loable, pero es más preciso el siguiente lema: trata a los demás como quieren ser tratados (ellos, claro). Por ello, puede que a mí me importe poco que alguien me conteste un correo con un ok, recibido, pero quizás a quien me ha enviado el correo sí le importe que yo le informe de su recepción. Quizás una llamada hoy en lugar de mañana denotará mi interés en esa persona, en ese negocio. Si la dejo para el día siguiente puede que el destinatario crea que su oferta no me interesa o le ofrece su producto a otro que reaccione antes. Del mismo modo, cuando alguien ha invertido su tiempo en crear y enviar su currículum para la oferta que he publicado, ¿qué menos que agradecérselo? Quizás algún día sea yo quien deba agradecerle su atención. A menudo, asistimos a complejas campañas para la irrupción en un mercado extranjero: calculamos costes, creamos infraestructuras, seleccionamos equipos específicos, creamos alianzas… pero olvidamos lo esencial. La cortesía específica de cada cultura es la clave para integrarse en un mercado y obtener relaciones fructíferas. Lo esencial en los negocios es el establecimiento correcto y equitativo de relaciones personales. Deberíamos esforzarnos por conocer qué es lo correcto y equitativo en cada ocasión, con cada persona y aplicarlo. La cortesía debe ser entendida, en primera instancia, como tener en cuenta lo que piensan los demás, lo que necesitan, los códigos que utilizan. En suma, empatía. Ello no implica ni sometimiento ni que debamos hacer lo que los demás nos piden por el mero hecho de hacerles felices. En segunda instancia, la cortesía significa comunicar a los demás que les tenemos en cuenta, que hemos recibido su mensaje, que no nos olvidamos de ellos. Este simple gesto hace que la relación, comunicación o negocio pueda seguir desarrollándose. La ansiedad, la frustración por incomunicación, la impaciencia, el miedo...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies