Toros vs. osos: ¿Una bomba a punto de estallar?

Toros vs. osos: ¿Una bomba a punto de estallar?

Fiel a su cita, JP Morgan Asset Management distribuyó su “Guide to the Markets”, un cuadernillo en forma de fichas repleto de datos y gráficos macroeconómicos, de los que no hace ninguna valoración, se limita simplemente a exponerlos en un formato bien estructurado y comprensible para casi cualquier tipo de inversor, y que sirven fundamentalmente para hacernos una composición de lugar acerca de dónde estamos y hacia dónde pueden dirigirse los mercados en el futuro próximo. De hecho, las fichas exponen los datos macro a 31 de diciembre de 2016 con la vista puesta en el primer trimestre de 2017. Podéis echarle un vistazo aquí. Pues bien, esta ficha en concreto nos ha llamado muchísimo la atención:     ¿El motivo? Si nos fijamos en la columna Bull markets(*), podemos observar que el ciclo alcista actual en el S&P 500, que comenzó en marzo de 2009, lleva acumulada una rentabilidad total del 249% y lleva acumulados 97 meses al alza. Comparándolo con los 10 grandes hitos en los mercados financieros pasados desde el Crack de 1929, vemos que éste, cuyo comienzo se fecha en julio de 1926, acumuló una rentabilidad del 152% durante un período de 38 meses. Si vamos un poco más allá, vemos que el ciclo alcista actual sólo es superado por la época de la burbuja tecnológica, que abarca desde octubre de 1990 a marzo de 2000, en el que la rentabilidad fue del 417% por un periodo de 115 meses. En todos los demás periodos, desde la crisis de los misiles de Cuba hasta la crisis del petróleo de 1973, pasando por otros acontecimientos igualmente “sísmicos”, tanto las rentabilidades como la duración alcista de cada uno de los ciclos son sensiblemente inferiores al actual. Evidentemente, cada época y cada ciclo tiene sus peculiaridades, catalizadores y circunstancias políticas y económicas, pero no podemos evitar sentir cierto escalofrío al pensar qué pasaría si hubiera un detonante que hiciese estallar esta bomba de euforia en los mercados después de tanto tiempo al alza y con las exageradas valoraciones alcanzadas, máxime teniendo en cuenta la divergencia entre la economía real (que no nos engañemos, sigue en la UCI, muy grave y con respiración asistida) y la financiera. Y aunque nos estemos refiriendo exclusivamente al S&P500, no olvidamos el dicho que sigue siendo totalmente válido: «Cuando USA estornuda, el resto del mundo se constipa». Indudablemente, es para pensárselo. (*) Un bull market, o mercado de los toros, es un mercado alcista, en el que hay incrementos de rentabilidad de al menos un 20%. Por el contrario, un bear market, o mercado de los osos, sigue el signo contrario, esto es, caídas de al menos el 20% en el período. ________________________________________________________________________________________________________...

Leer más

Crisis? What Crisis?

Crisis? What Crisis?

“Ya no sé qué hacer. Estoy llegando a ese punto en el que tengo que plantearme si cerrar mi negocio para salvar al menos algunos muebles. Las ventas llevan años cayendo, los bancos asfixian la tesorería de la empresa, y pagar todos los meses las nóminas y la Seguridad Social es un auténtico calvario. Y no te cuento ya pagar los impuestos, que el cierre de cada trimestre es un drama. La competencia tira los precios y yo tengo que adaptarme a la nueva situación, así que ahora vendo menos y a menor precio. Sé que tengo que renovar maquinaria para ser más competitivo y sobrevivir, pero no tengo dinero para hacerlo y los bancos no me financian. Llevo cinco años poniendo dinero en la empresa, y ni siquiera me puedo permitir cobrar mi nómina, con lo que lo poco que he podido ahorrar en los años buenos se terminó hace unos meses, y tuve que hipotecar mi casa para ir tirando. La verdad es que con este panorama no puedo conciliar el sueño por las noches, pensando en cómo voy a salir de ésta”. Desgraciadamente, este estado de cosas lo hemos oído con demasiada frecuencia durante los últimos años. La crisis y la rapidez en los cambios del mercado han cogido a muchas pequeñas y medianas empresas con el paso cambiado, sobreendeudados y con poco margen de maniobra para poder adaptarse a la nueva situación, todo ello agravado por el abrupto cierre de financiación por parte de los bancos que, por mucho que algunos se empeñen en decir lo contrario, siguen lejos de estar en condiciones de prestar ayuda de ningún tipo al sistema productivo, y en especial a las pymes. Antes al contrario, cada renovación de póliza de crédito o línea de descuento supone poner encima de la mesa más garantías y pagar mayores comisiones y tipo de interés, entrando las empresas y negocios en una espiral de deuda ciertamente peligrosa para su supervivencia. La buena noticia es que este tipo de situaciones suelen tener solución. Un estudio detallado de la situación, que abarque todos los aspectos clave de la empresa (financiero, comercial, organizativo, productivo, posicionamiento en el mercado…) y la adopción de medidas que ayuden a la recuperación del negocio son imprescindibles, aunque en muy pocas ocasiones, sobre todo en las pymes, se hace esta labor de manera ordenada y objetiva. ¿Por qué? Pues fundamentalmente por dos razones: el día a día impide tomar la distancia necesaria para hacer un diagnóstico adecuado, y por otra parte la propia implicación emocional de la dirección impide contar con la necesaria objetividad a la hora de situar la realidad del negocio. Por estos motivos una de las mejores decisiones...

Leer más

ESA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL: ¿ES LA SALIDA O UN TREN QUE SE ACERCA?

ESA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL: ¿ES LA SALIDA  O UN TREN QUE SE ACERCA?

Últimamente se suceden las noticias y debates acerca de si está produciéndose la tan deseada recuperación económica, y muchos directivos y propietarios de pequeñas y medianas empresas se preguntan si serán capaces de subirse al carro de la recuperación después de tantos años de sufrimiento. Pero todo tiene una doble lectura, a nuestro parecer, por lo que sin ánimo de ser pesimistas haremos un pequeño repaso a la situación actual, con sus ventajas e inconvenientes. En la parte positiva: Es cierto que el PIB está creciendo a tasas inimaginables hace tan solo unos meses, y es probable que España termine el ejercicio 2015 con un aumento del indicador cercano al 3% (los organismos de referencia dan entre el 2,5 y el 2,9 por ciento). El empleo también está creciendo a buen ritmo. Al cierre del mes de mayo, se han creado en España 600.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses, y las previsiones son muy halagüeñas en este sentido para final de este año, e incluso en ejercicios venideros. Las exportaciones siguen creciendo, si bien a un ritmo algo más moderado que en años anteriores. Dentro de este capítulo, hay que destacar que ganan mucho peso los sectores de telecomunicaciones, ingeniería, infraestructuras y automovilístico. Los precios de la energía, uno de los epígrafes que más incidencia tiene en la competitividad de las empresas, siguen en el entorno de los 65 dólares, si bien han sufrido un repunte desde principios de año. Es probable que incluso continúen la senda bajista durante los próximos meses por el exceso de producción con respecto a la demanda global. Los tipos de interés siguen en mínimos históricos, y es probable que continúen así durante un tiempo, debido a que los riesgos de una retirada de la respiración asistida para la economía en forma de compra masiva de bonos para los bancos centrales (tanto la FED estadounidense como el BCE) son muy elevados. Incluso en USA, donde la FED tenía previsto retirar los estímulos a partir del mes de junio, se ha pospuesto la decisión al menos hasta septiembre, a la vista de los débiles datos macroeconómicos del gigante americano. El euro sigue muy barato con respecto al dólar, lo que beneficia a las exportaciones enormemente. Se está notando una clara mejoría en el acceso a la financiación de empresas y familias en España, tanto en la propia concesión de operaciones (incluso hipotecarias), como en cuanto a los tipos que aplican las entidades, llegándose incluso a una guerra de precios con diferenciales por debajo del 1% sobre el Euribor. Mejoran en general los índices de sentimiento del mercado, que muestran un claro optimismo con el futuro de la economía en general: desde los...

Leer más

Algunas claves para la supervivencia

Algunas claves para la supervivencia

ALGUNAS CLAVES PARA LA SUPERVIVENCIA La larga y profunda crisis económica y financiera, el desempleo galopante, la caída en picado del consumo… Sin duda, tiempos difíciles los que vivimos e imponentes los enemigos a batir para cualquier pyme o comercio que aún sobreviva a este cataclismo. Sin embargo, si queremos seguir en pie y «dando la batalla», debemos cambiar nuestra mentalidad y realizar cambios tácticos (corto plazo) y estratégicos (largo plazo). Por poner un ejemplo, la lucha entre dos bandos en cualquier batalla suponía, hasta la I Guerra Mundial, enfrentar directamente las unidades de cada ejército en perfecta alineación, lo que convertía a los pobres soldados en blancos fáciles para las balas del enemigo. Pero con la llegada de nuevas armas más precisas, herramientas más eficaces y elementos de transporte más rápidos cambió para siempre la forma de luchar: las formaciones perfectas dieron paso a unidades más pequeñas transportadas a cualquier lugar del mundo en cuestión de días, e incluso horas; se adoptaron técnicas de la guerra de guerrillas, se modernizó la captación y procesamiento de la información, etc. Pues bien, algo parecido está pasando en la lucha por la supervivencia que supone dirigir un negocio: de la abundancia del crédito se ha pasado a la práctica desaparición de recursos ajenos; los clientes ya no son fieles y buscan nuevas experiencias a mejores precios, horarios más amplios e información más exhaustiva antes de decidirse a comprar. En muchos casos ya no sirven los grandes descuentos, ni la simpatía de nuestra organización, ni los regalos a cambio de un determinado volumen de compra. ¿Cómo hacer frente a esta nueva forma de «lucha»? Muchas veces, consciente o inconscientemente, nos encerramos en nuestra visión tradicional del negocio («esto se ha hecho siempre así y ha funcionado», «todo cambiará cuando pase la crisis», «los políticos tienen que hacer algo por nosotros») y no nos damos cuenta de que si abrimos nuestra mente a la nueva economía (que no crisis), podremos subirnos al carro de la supervivencia y no morir en el intento, evitando acabar como artesanos y gremios de la era Pre-Revolución industrial: en los libros de Historia. Y es que la evolución tecnológica nos ofrece herramientas útiles, sencillas de manejar, baratas (¡incluso gratuitas!) y al alcance de cualquiera, todo para hacer nuestra empresa o comercio más competitivo. Aquí os dejamos algunas medidas que os pueden ser útiles para la supervivencia de vuestro negocio: El uso de redes sociales, especialmente Facebook y Youtube, es una poderosa herramienta para dar a conocer nuestro negocio. Todos hemos visto los anuncios de la teletienda y, aunque su calidad artística deja mucho que desear, no podemos negar la efectividad del mensaje y el hecho de que, si...

Leer más

¿Qué busca un capital riesgo?

¿Qué busca un capital riesgo?

Un buen equipo gestor: salvo en los casos en que la idea sea un cambio de gestores, la calidad de los gestores es un factor decisivo para el capital riesgo. No van a estar en el día a día de la compañía, por ello se trata de un punto decisivo para la confianza en el proyecto. Potencial de crecimiento: es fundamental que el segmento del mercado donde opera la compañía presente potencial de crecimiento. Las entidades de capital riesgo necesitan altas tasas de crecimiento, para ello el sector o subsector de la compañía  tiene que acompañar. Además, su objetivo habitualmente es capturar una mayor cuota de mercado, por lo que resulta necesario que la compañía esté bien posicionada para crecer dentro de este segmento de mercado. Un plan de negocio ambicioso y realista: un plan de negocio pobre, con crecimientos exiguos no resulta de interés. Si el plan presenta crecimientos importantes en ventas y beneficios éstos tienen que estar robustamente armados, tiene que resultar todo coherente. Si detectan una planificación donde los crecimientos de ventas son poco realistas, o te has quedado corto en gastos, falta previsión de inversiones necesarias en personas o equipos o resulta… en definitiva, poco coherente, produce inevitablemente  desconfianza. Los supuestos de crecimiento deben ser coherentes con la inversión prevista. Destacar que el capital riesgo busca en cada empresa que invierte una rentabilidad del 20% o 25% anual. Cuentan con que una de cada cinco será un fracaso y por lo tanto las otras deberán suplir la pérdida de rentabilidad de ésta para que la rentabilidad media sea adecuada. Para obtener estas rentabilidades sus claves son: intentar entrar barato en la empresa, introducir mejoras en la gestión (mejorando el EBITDA), obtención de economías de escala por tamaño o sinergias en las adquisiciones e intentar salir caro, vendiendo a un múltiplo EBITDA superior al que compraron. Salida clara de la inversión: los capital riesgo dicen que cuando estudian invertir en una empresa dedican el 50% a estudiar la inversión y el otro 50% a estudiar cómo pueden desinvertir al cabo de unos años. Por ello, cuando invierten en muchos casos ya tienen estudiada la forma de desinversión. Seguridad: el capital riesgo, a diferencia de los préstamos bancarios, no tiene claro que rentabilidad van a recibir por su inversión, incluso pueden perderlo todo si el proyecto de crecimiento no funciona y la empresa acaba entrando en concurso. Un modo que emplean las entidades de Capital Riesgo para alcanzar algo más de seguridad es obtener puestos en el Consejo para influir en la gestión, pactando derecho de veto a determinadas actuaciones o acordando incluso un cambio de rumbo en la gestión, siempre que ésta diste considerablemente del plan de negocio que se les presentó cuando...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies