El outsourcing como ventaja competitiva

El outsourcing como ventaja competitiva

El Outsourcing es el proceso mediante el cual una organización identifica un área de su proceso de negocio que puede ser desempeñada de manera más eficiente por otra empresa, la cual es contratada para desarrollar ese proceso concreto, liberándose de este modo recursos que pueden ser utilizados para desarrollar las actividades esenciales del negocio. El ejemplo más extendido, sobre todo en pequeñas empresas y negocios, es la contratación de una gestoría para realizar las tareas que requieren una especialización concreta, como son la gestión laboral y la   elaboración de la contabilidad e impuestos. Sin embargo, hay otras muchas tareas que pueden ser delegadas en profesionales externos, que pueden aportar una alta especialización y capacitación, lo que sin duda redundará en una sensible mejora de la competitividad de la empresa. Así, algunas de las áreas claramente susceptibles de contratación externa son la financiera – entendida como la gestión estratégica de las finanzas empresariales, y no sólo como simple departamento de contabilidad -, jurídica, tecnológica, marketing e incluso comercial. Las ventajas que ofrece el outsourcing para la empresa son muy diversas: Permite concentrarse en su core business, es decir, en lo que mejor hace. Optimiza los procesos de negocio, ya que utiliza la alta cualificación y especialización del proveedor, integrándolos en su estrategia. Convierte los costes fijos en variables. Reduce los costes de personal. Libera recursos para dedicarlos a otras tareas estratégicamente más importantes. Un claro ejemplo es la optimización del espacio destinado a tareas administrativas. Incrementa la eficiencia y productividad de los procesos externalizados. Mejora de economías de escala. Otorga flexibilidad a la organización, puesto que puede hacer frente a puntas de trabajo sin que se generen retrasos o embudos en estos departamentos. Permite responder con agilidad y rapidez a los cambios del entorno. Permite contar con una estructura similar a la gran empresa a un coste muy reducido. No obstante, para que un proceso de externalización tenga éxito se deben cumplir unas premisas básicas: Debemos asegurarnos de que los proveedores de las áreas externalizadas están perfectamente alineados con nuestros objetivos de negocio y nuestra visión estratégica. La confianza mutua y la confidencialidad son elementos clave del outsourcing. El contacto debe ser permanente. Al fin y al cabo, el proveedor es parte esencial de nuestro equipo, y la comunicación necesariamente tiene que ser fluida. El proveedor debe ser muy ágil, para adaptarse a las necesidades de nuestra empresa con rapidez y eficiencia. Por supuesto, la seriedad y la profesionalidad son elementos indispensables. Así pues, y puesto que la flexibilidad es la premisa de cualquier negocio del siglo XXI, merece la pena hacer una profunda reflexión y repensar nuestra empresa, en la que el outsourcing puede jugar un papel muy importante....

Leer más

Un gran ejemplo de Open Innovation

Un gran ejemplo de Open Innovation

(Artículo del profesor Ignacio García de Leániz en el diario Expansión, del 9 de septiembre de 2015) CINE DE GESTIÓN – Nación Imposible: Misión Secreta En la quinta entrega de esta saga vemos el funcionamiento, los retos y los logros de una organización capaz de adaptarse al entorno digital. Me he llevado una agradable sorpresa al ver esta última versión de Misión Imposible. Dirigida espléndidamente por Christopher McQuarrie, lo que se nota en el ritmo, el desarrollo de la trama, la puesta en escena y una sobresaliente actuación tanto de Tom Cruise, en su ya clásico papel de Ethan Hunt, como de su enigmática coprotagonista Rebecca Ferguson -Ilsa Faust-, una agente británica. Y me parece que si vamos más allá de la superficie de la película, podemos encontrar enseñanzas e ilustraciones muy precisas para entender algunos de los conceptos clave de la revolución digital en la que estamos, y con las que nos conviene muy mucho irnos familiarizando. El paradigma de la organización Partamos para ello de la base misma de la película: la situación empresarial y el futuro de la agencia Impossible Mission Force (IMF) de Ethan Hunt son realmente críticos, pues el Congreso dicta su disolución a instancias de la CIA. Y sin embargo, resulta del todo necesario que la IMF pueda operar -aunque sea de manera clandestina- debido a la aparición de un formidable enemigo criminal: el Sindicato, una red de agentes especiales renegados. Y es justo aquí, en este contexto tan adverso para el IMF, donde viene a colación el concepto de Open Innovation -Innovación Abierta- tal y como lo ha expuesto el profesor Henry Chesbrough en su brillante artículo Open Innovation: Striving for innovation success in the 21st Century, que tiene el lector disponible en la página web «Open Mind» del BBVA (https://www.bbvaopenmind.com). Si entendemos por Innovación Abierta una estrategia innovadora para las empresas que les hace ir más allá de sus límites internos y establecer una red de cooperación con profesionales externos, toda la dinámica que Tom Cruise imprime a su organización obedece a dicho esquema. Desde la gestión del conocimiento «interno» que poseen los tres miembros activos del IMF para solventar los desafíos logísticos y tecnológicos que plantea cada una de las misiones contra el Sindicato, hasta recurrir al conocimiento «externo» de la agente Ilsa Faust. Téngase en cuenta que sólo ella dispondrá de ciertas claves críticas para el éxito del proyecto. De manera que el IMF opera -con ese trasiego de inputs tan diversos como valiosos- bajo el moderno concepto de inteligencia colectiva que ya sustituye en varias organizaciones al viejo concepto de Innovación Cerrada e Inteligencia Corporativa. Por eso, la agencia que lidera Hunt es una organización celular tan flexible...

Leer más

¿Qué aporta un Consultor Externo a tu Empresa?

¿Qué aporta un Consultor Externo a tu Empresa?

Los motivos para contratar un servicio de Consultoría externa son muchos y muy diversos, y van desde la necesidad de superar una etapa de crisis (caída de ventas, estrechamiento de márgenes, difícil situación financiera), hasta acometer un período de crecimiento con ciertas garantías de éxito (elaboración de un Plan Estratégico, definición y segmentación de la cartera de clientes, “atacar” al mercado potencial, incrementar el conocimiento de la marca, internacionalizar la actividad de la compañía…), pasando por la implementación de mejoras en la gestión diaria del negocio. Pero ¿qué puede aportar un Consultor, además de ayudarnos con lo dicho anteriormente? Desde nuestra experiencia con nuestros clientes, podemos afirmar que el trabajo del Consultor no consiste únicamente en realizar un estudio exhaustivo de la empresa, recomendar una serie de medidas y elaborar e implantar planes de acción que permitan conseguir los objetivos iniciales. Más bien al contrario, durante el desarrollo de un proyecto de Consultoría se crea un estrecho vínculo entre personas, Consultor y miembros de la empresa, ya sean directivos, mandos intermedios, empleados o colaboradores, que suele derivar en el intercambio de conocimientos, contactos y formas de trabajar que favorecen el aumento de la competitividad y sirven como plataforma de crecimiento. No obstante, hay toda una serie de elementos en el trabajo de un Consultor que aportan un enorme valor añadido a la gestión de una empresa, de los que enumeraremos sólo algunos: Ayuda a establecer la definición de la estrategia de la empresa en el medio y largo plazo. Aporta una gran cantidad y variedad de contactos en múltiples sectores y negocios. Asesora a los directivos de la empresa en muchas áreas de negocio (comercial, financiera, gestión de personas…). Puede aportar negocio desde otras empresas de su cartera de clientes. Optimiza la estructura financiera de la empresa, asesorando en la toma de decisiones que permitirán mejorar los ratios del balance y aportando conocimiento y contactos en la búsqueda de financiación externa. Supone una mejora de imagen de profesionalización de la empresa ante los stakeholders (entidades financieras, proveedores, clientes, organismos oficiales, los propios empleados…). Ayuda a establecer las bases para la continuidad del negocio, mediante la regulación de relaciones entre socios, preparación de la sucesión, etc. Aporta un alto nivel de profesionalización en la gestión. Ayuda a instaurar un nivel de reporting profesional y adecuado para la monitorización de la actividad empresarial. Su labor permite que los gestores se dediquen al core business, a lo verdaderamente importante. Aporta la experiencia de otras situaciones y negocios. Optimiza los recursos y la estructura de la empresa, preparándola para una eventual venta. Asesora desde un punto de vista multidisciplinar y externo, por lo que no incurre en “vicios” adquiridos en el día a...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies