Algunas claves para la supervivencia

Algunas claves para la supervivencia

ALGUNAS CLAVES PARA LA SUPERVIVENCIA La larga y profunda crisis económica y financiera, el desempleo galopante, la caída en picado del consumo… Sin duda, tiempos difíciles los que vivimos e imponentes los enemigos a batir para cualquier pyme o comercio que aún sobreviva a este cataclismo. Sin embargo, si queremos seguir en pie y «dando la batalla», debemos cambiar nuestra mentalidad y realizar cambios tácticos (corto plazo) y estratégicos (largo plazo). Por poner un ejemplo, la lucha entre dos bandos en cualquier batalla suponía, hasta la I Guerra Mundial, enfrentar directamente las unidades de cada ejército en perfecta alineación, lo que convertía a los pobres soldados en blancos fáciles para las balas del enemigo. Pero con la llegada de nuevas armas más precisas, herramientas más eficaces y elementos de transporte más rápidos cambió para siempre la forma de luchar: las formaciones perfectas dieron paso a unidades más pequeñas transportadas a cualquier lugar del mundo en cuestión de días, e incluso horas; se adoptaron técnicas de la guerra de guerrillas, se modernizó la captación y procesamiento de la información, etc. Pues bien, algo parecido está pasando en la lucha por la supervivencia que supone dirigir un negocio: de la abundancia del crédito se ha pasado a la práctica desaparición de recursos ajenos; los clientes ya no son fieles y buscan nuevas experiencias a mejores precios, horarios más amplios e información más exhaustiva antes de decidirse a comprar. En muchos casos ya no sirven los grandes descuentos, ni la simpatía de nuestra organización, ni los regalos a cambio de un determinado volumen de compra. ¿Cómo hacer frente a esta nueva forma de «lucha»? Muchas veces, consciente o inconscientemente, nos encerramos en nuestra visión tradicional del negocio («esto se ha hecho siempre así y ha funcionado», «todo cambiará cuando pase la crisis», «los políticos tienen que hacer algo por nosotros») y no nos damos cuenta de que si abrimos nuestra mente a la nueva economía (que no crisis), podremos subirnos al carro de la supervivencia y no morir en el intento, evitando acabar como artesanos y gremios de la era Pre-Revolución industrial: en los libros de Historia. Y es que la evolución tecnológica nos ofrece herramientas útiles, sencillas de manejar, baratas (¡incluso gratuitas!) y al alcance de cualquiera, todo para hacer nuestra empresa o comercio más competitivo. Aquí os dejamos algunas medidas que os pueden ser útiles para la supervivencia de vuestro negocio: El uso de redes sociales, especialmente Facebook y Youtube, es una poderosa herramienta para dar a conocer nuestro negocio. Todos hemos visto los anuncios de la teletienda y, aunque su calidad artística deja mucho que desear, no podemos negar la efectividad del mensaje y el hecho de que, si...

Leer más

Otras alternativas de financiación

Otras alternativas de financiación

OTRAS ALTERNATIVAS DE FINANCIACIÓN Es un hecho innegable: la falta de crédito está ahogando, cuando no destruyendo, el tejido productivo de España: la industria, el comercio, la distribución, los servicios… ningún rincón de la economía se salva de la asfixia por estrangulamiento. En un entorno en el que, además, la inmensa mayoría de las entidades bancarias están quebradas de facto (la verdadera razón por la que no prestan dinero), además de las mayores exigencias regulatorias en cuanto a provisiones, capital, etc., no es previsible que la situación mejore en el corto-medio plazo. Nos queda aún una larga travesía por el desierto. Esta falta de financiación, agravada por los impagos, el peso de la deuda de las empresas y las familias, la menor renta disponible, la subida de impuestos y el desmesurado aumento de precios de servicios básicos, no hace sino acelerar aún más el proceso de destrucción económica masiva, con lo que entramos en un círculo vicioso del que cada vez es más difícil salir. Por este motivo poco a poco se van haciendo hueco todo tipo de iniciativas, empresariales e institucionales, para reducir la dependencia bancaria de las empresas: el crowdfunding, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), las redes de Business Angels… Pero no todos son accesibles a determinado tipo de negocios: las microempresas, el pequeño comercio, la pequeña empresa familiar, los autónomos, las pymes con problemas o los emprendedores siguen teniéndolo bastante difícil a la hora de financiar sus inversiones, o simplemente su circulante. Sin embargo, hay una alternativa que, bien utilizada, puede ser una excelente fuente de financiación, beneficiosa para todas las partes: el ahorrador particular. Sí, ese que tradicionalmente mantiene un depósito a plazo en una entidad financiera, con una rentabilidad mínima, al que en muchas ocasiones le han colocado productos tóxicos (preferentes, subordinadas, productos estructurados…) como alternativa de inversión, alejándose mucho de lo que en principio debería ser su perfil inversor. Pensadlo bien: un ahorrador tradicional de plazo fijo, ¿no está corriendo en este momento un riesgo muy alto al mantener su dinero en el balance de una caja nacionalizada y reconvertida en banco? ¿Qué posibilidades hay de que pierda la totalidad de su inversión? Cuando cualquiera de nosotros solicita un préstamo a un banco, lo primero que nos obligan a presentar es una garantía, además de capacidad de devolución. ¿Tenemos las suficientes garantías de la entidad en la que tenemos depositado nuestro dinero? Las quitas sufridas por las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas han demostrado que no. Pues bien, ¿por qué no acudir a este tipo de ahorrador para financiar nuestra empresa? Evidentemente, la el riesgo de la inversión en cualquier negocio es muchísimo mayor, pero existen...

Leer más

Firma de acuerdo de colaboración con GVC GAESCO

Firma de acuerdo de colaboración con GVC GAESCO

 Siguiendo con nuestra estrategia de ofrecer un servicio integral de asesoramiento para Pymes,  hemos firmado un acuerdo de colaboración con GVC Gaesco, uno de los principales grupos financieros independientes, a través del cual ofreceremos servicios de Gestión de Patrimonios, una vez que se ha procedido a inscribir a nuestro consultor en el correspondiente Registro de Empresas de Servicios de Inversión de la CNMV. Además, y gracias a la división de Corporate de GVC Gaesco, ampliamos el abanico de servicios que prestamos a nuestros clientes empresas (fusiones, adquisiciones, salidas a bolsa…). GVC Gaesco es asesor registrado del MAB (Mercado Alternativo Bursátil) y del MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) y entre sus funciones se encuentran la dirección, aseguramiento y colocación de emisiones en dichos mercados, además de prestar determinados servicios a emisores – entidad agente, agente Junta General de Accionistas, análisis del accionariado, agente de pagos, custodia, préstamo de valores, información cotización, políticas de información y comunicación, contratos de liquidez del valor, oficina de atención al accionista…-.  Con la firma de este acuerdo se plasma nuestro compromiso de prestar un servicio de calidad y altamente especializado, en el que la confidencialidad, la defensa de los intereses de nuestros clientes y la atención personalizada están siempre presentes....

Leer más

¿Qué busca un capital riesgo?

¿Qué busca un capital riesgo?

Un buen equipo gestor: salvo en los casos en que la idea sea un cambio de gestores, la calidad de los gestores es un factor decisivo para el capital riesgo. No van a estar en el día a día de la compañía, por ello se trata de un punto decisivo para la confianza en el proyecto. Potencial de crecimiento: es fundamental que el segmento del mercado donde opera la compañía presente potencial de crecimiento. Las entidades de capital riesgo necesitan altas tasas de crecimiento, para ello el sector o subsector de la compañía  tiene que acompañar. Además, su objetivo habitualmente es capturar una mayor cuota de mercado, por lo que resulta necesario que la compañía esté bien posicionada para crecer dentro de este segmento de mercado. Un plan de negocio ambicioso y realista: un plan de negocio pobre, con crecimientos exiguos no resulta de interés. Si el plan presenta crecimientos importantes en ventas y beneficios éstos tienen que estar robustamente armados, tiene que resultar todo coherente. Si detectan una planificación donde los crecimientos de ventas son poco realistas, o te has quedado corto en gastos, falta previsión de inversiones necesarias en personas o equipos o resulta… en definitiva, poco coherente, produce inevitablemente  desconfianza. Los supuestos de crecimiento deben ser coherentes con la inversión prevista. Destacar que el capital riesgo busca en cada empresa que invierte una rentabilidad del 20% o 25% anual. Cuentan con que una de cada cinco será un fracaso y por lo tanto las otras deberán suplir la pérdida de rentabilidad de ésta para que la rentabilidad media sea adecuada. Para obtener estas rentabilidades sus claves son: intentar entrar barato en la empresa, introducir mejoras en la gestión (mejorando el EBITDA), obtención de economías de escala por tamaño o sinergias en las adquisiciones e intentar salir caro, vendiendo a un múltiplo EBITDA superior al que compraron. Salida clara de la inversión: los capital riesgo dicen que cuando estudian invertir en una empresa dedican el 50% a estudiar la inversión y el otro 50% a estudiar cómo pueden desinvertir al cabo de unos años. Por ello, cuando invierten en muchos casos ya tienen estudiada la forma de desinversión. Seguridad: el capital riesgo, a diferencia de los préstamos bancarios, no tiene claro que rentabilidad van a recibir por su inversión, incluso pueden perderlo todo si el proyecto de crecimiento no funciona y la empresa acaba entrando en concurso. Un modo que emplean las entidades de Capital Riesgo para alcanzar algo más de seguridad es obtener puestos en el Consejo para influir en la gestión, pactando derecho de veto a determinadas actuaciones o acordando incluso un cambio de rumbo en la gestión, siempre que ésta diste considerablemente del plan de negocio que se les presentó cuando...

Leer más

El 92% de las inversiones en capital riesgo, para las pymes

El 92% de las inversiones en capital riesgo, para las pymes

Suponen el 99,8 por ciento del tejido empresarial español y se nota, al menos en lo que al capital riesgo se refiere. Así lo reflejan los datos proporcionados ayer por la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri): el 92 por ciento de las operaciones de capital riesgo realizadas en el primer semestre del año se dirigió a empresas de menos de 200 trabajadores. «Sigue habiendo un claro predominio de la financiación de la pequeña y mediana empresa» aseguran desde Ascri. Asimismo, destacan que el 94% del total de operaciones realizadas en este periodo tuvo un volumen inferior a los cinco millones, «lo que evidencia que las receptoras del capital riesgo han sido, sobre todo, las pymes de origen español que se encuentran en las fases de arranque y de expansión». Este dinamismo de las pymes contrasta con el gran descenso general de las inversiones en capital riesgo, que alcanzan su nivel más bajo desde el inicio de la crisis. Con una actividad de 483 millones de euros, han sufrido un descenso del 56 por ciento en los seis primeros meses del año respecto al mismo periodo del año pasado. «En gran parte, el retroceso del volumen de inversión entre enero y junio ha estado condicionado por la escasez crediticia que complica el cierre de operaciones apalancadas», explican desde la asociación. Y los datos lo corroboran: en el mismo periodo, tan sólo se han suscrito cinco operaciones de este tipo, por un importe cercano a los 120 millones de euros. «También ha influido», continúan, «que la captación de nuevos recursos para invertir ha sido muy reducida. Muestra de ello es que los operadores nacionales privados sólo lograron levantar 128 millones, fundamentalmente en fondos de venture capital». Pese a este volumen, un 25% inferior al primer semestre de 2009, se observa cierto dinamismo en la inversión en las primeras fases de las empresas, y no sólo en lo que respecta a las pequeñas empresas. En concreto, el 7% del volumen (unos 40 millones de euros) se invirtió en 94 operaciones semilla y arranque, y el 53% (256 millones) en 148 operaciones de expansión. Por su parte, los fondos internacionales acapararon el 47% del volumen invertido con 13 operaciones, y los operadores nacionales destinaron unos 256 millones, el 53 por ciento del volumen, en un total de 235 operaciones. En cuanto a la captación de nuevos fondos para invertir, en el primer semestre se registraron 380 millones de euros, lo que supone una reducción del 59 por ciento con respecto al mismo periodo de 2012. De esta cantidad, 277 millones fueron una aplicación de fondos internacionales a sus inversiones, 127,5 millones fueron captados por operadores nacionales privados y los 25,5 millones restantes...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies