Soluciones para pymes.

Otras alternativas de financiación

Remitido en Emprendedores, Financiación, Productividad | 0 comentarios

Otras alternativas de financiación

OTRAS ALTERNATIVAS DE FINANCIACIÓN

Es un hecho innegable: la falta de crédito está ahogando, cuando no destruyendo, el tejido productivo de España: la industria, el comercio, la distribución, los servicios… ningún rincón de la economía se salva de la asfixia por estrangulamiento.

En un entorno en el que, además, la inmensa mayoría de las entidades bancarias están quebradas de facto (la verdadera razón por la que no prestan dinero), además de las mayores exigencias regulatorias en cuanto a provisiones, capital, etc., no es previsible que la situación mejore en el corto-medio plazo. Nos queda aún una larga travesía por el desierto.

Esta falta de financiación, agravada por los impagos, el peso de la deuda de las empresas y las familias, la menor renta disponible, la subida de impuestos y el desmesurado aumento de precios de servicios básicos, no hace sino acelerar aún más el proceso de destrucción económica masiva, con lo que entramos en un círculo vicioso del que cada vez es más difícil salir.

Por este motivo poco a poco se van haciendo hueco todo tipo de iniciativas, empresariales e institucionales, para reducir la dependencia bancaria de las empresas: el crowdfunding, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), las redes de Business Angels… Pero no todos son accesibles a determinado tipo de negocios: las microempresas, el pequeño comercio, la pequeña empresa familiar, los autónomos, las pymes con problemas o los emprendedores siguen teniéndolo bastante difícil a la hora de financiar sus inversiones, o simplemente su circulante.

Sin embargo, hay una alternativa que, bien utilizada, puede ser una excelente fuente de financiación, beneficiosa para todas las partes: el ahorrador particular. Sí, ese que tradicionalmente mantiene un depósito a plazo en una entidad financiera, con una rentabilidad mínima, al que en muchas ocasiones le han colocado productos tóxicos (preferentes, subordinadas, productos estructurados…) como alternativa de inversión, alejándose mucho de lo que en principio debería ser su perfil inversor.

Pensadlo bien: un ahorrador tradicional de plazo fijo, ¿no está corriendo en este momento un riesgo muy alto al mantener su dinero en el balance de una caja nacionalizada y reconvertida en banco? ¿Qué posibilidades hay de que pierda la totalidad de su inversión? Cuando cualquiera de nosotros solicita un préstamo a un banco, lo primero que nos obligan a presentar es una garantía, además de capacidad de devolución. ¿Tenemos las suficientes garantías de la entidad en la que tenemos depositado nuestro dinero? Las quitas sufridas por las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas han demostrado que no.

Pues bien, ¿por qué no acudir a este tipo de ahorrador para financiar nuestra empresa? Evidentemente, la el riesgo de la inversión en cualquier negocio es muchísimo mayor, pero existen fórmulas para minimizar o diluir este riesgo, desde la diversificación – por ejemplo dedicando sólo un porcentaje de este ahorro a inversión en empresas – hasta la aportación de garantías, pasando por la presentación de un buen plan de negocio y la profesionalización de la gestión. Además, este tipo de inversor debe exigir una rentabilidad acorde con el riesgo percibido de la inversión. En un entorno de tipos reales negativos, debemos ofrecer una rentabilidad lo suficientemente atractiva y que estemos en condiciones de pagar.

Pero además de las garantías y de la rentabilidad ofrecida, debemos tener claro que la obligación es la misma que hacia una entidad financiera, y hay que devolver ese dinero más sus intereses en el plazo estipulado. Y para eso debemos tener un modelo de negocio sólido, con una proyección de ventas y beneficios realista, con una gestión rigurosa y profesional. Sólo de esta forma seremos capaces de estar en condiciones de ofrecer ciertas garantías de éxito en la inversión. No debemos olvidar que lo que está en juego es el patrimonio de nuestro inversor y el futuro de nuestro negocio.

 

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies