ESA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL: ¿ES LA SALIDA O UN TREN QUE SE ACERCA?

ESA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL: ¿ES LA SALIDA  O UN TREN QUE SE ACERCA?

Últimamente se suceden las noticias y debates acerca de si está produciéndose la tan deseada recuperación económica, y muchos directivos y propietarios de pequeñas y medianas empresas se preguntan si serán capaces de subirse al carro de la recuperación después de tantos años de sufrimiento. Pero todo tiene una doble lectura, a nuestro parecer, por lo que sin ánimo de ser pesimistas haremos un pequeño repaso a la situación actual, con sus ventajas e inconvenientes. En la parte positiva: Es cierto que el PIB está creciendo a tasas inimaginables hace tan solo unos meses, y es probable que España termine el ejercicio 2015 con un aumento del indicador cercano al 3% (los organismos de referencia dan entre el 2,5 y el 2,9 por ciento). El empleo también está creciendo a buen ritmo. Al cierre del mes de mayo, se han creado en España 600.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses, y las previsiones son muy halagüeñas en este sentido para final de este año, e incluso en ejercicios venideros. Las exportaciones siguen creciendo, si bien a un ritmo algo más moderado que en años anteriores. Dentro de este capítulo, hay que destacar que ganan mucho peso los sectores de telecomunicaciones, ingeniería, infraestructuras y automovilístico. Los precios de la energía, uno de los epígrafes que más incidencia tiene en la competitividad de las empresas, siguen en el entorno de los 65 dólares, si bien han sufrido un repunte desde principios de año. Es probable que incluso continúen la senda bajista durante los próximos meses por el exceso de producción con respecto a la demanda global. Los tipos de interés siguen en mínimos históricos, y es probable que continúen así durante un tiempo, debido a que los riesgos de una retirada de la respiración asistida para la economía en forma de compra masiva de bonos para los bancos centrales (tanto la FED estadounidense como el BCE) son muy elevados. Incluso en USA, donde la FED tenía previsto retirar los estímulos a partir del mes de junio, se ha pospuesto la decisión al menos hasta septiembre, a la vista de los débiles datos macroeconómicos del gigante americano. El euro sigue muy barato con respecto al dólar, lo que beneficia a las exportaciones enormemente. Se está notando una clara mejoría en el acceso a la financiación de empresas y familias en España, tanto en la propia concesión de operaciones (incluso hipotecarias), como en cuanto a los tipos que aplican las entidades, llegándose incluso a una guerra de precios con diferenciales por debajo del 1% sobre el Euribor. Mejoran en general los índices de sentimiento del mercado, que muestran un claro optimismo con el futuro de la economía en general: desde los...

Leer más

Algunas claves para la supervivencia (2)

Algunas claves para la supervivencia (2)

Como continuación a nuestro anterior post, en el que exponíamos de forma general algunas claves para la supervivencia, especialmente de la pequeña empresa, seguiremos profundizando en este asunto ampliando nuestra visión e introduciendo nuevas claves imprescindibles para cumplir nuestro darwiniano objetivo: adaptarnos al medio, sobrevivir y evolucionar. Control de Tesorería: Sin duda un objetivo imprescindible ahora y en el futuro, no sólo por la restricción del crédito por parte de entidades financieras, sino por lo que implica a la hora de buscar alternativas de financiación ajena (mercados como el Mercado Alternativo Bursátil o el Mercado Alternativo de Renta Fija, crowdlending, Capital Riesgo, business angels…), sino porque también supone potenciar nuestras fuentes internas de financiación. Debemos ser capaces de adaptar nuestros costes a la generación de ingresos, ya que en caso contrario deberemos acudir a financiación ajena, con todas las dificultades que ello conlleva. El mejor indicador del estado de nuestra tesorería es el dinero en cuenta, así como la puntualidad en el pago de nuestros compromisos con empleados, proveedores y organismos públicos. Debemos llevar un control diario exhaustivo, así como previsiones realistas a un año vista, sabiendo exactamente cuándo deberemos pagar qué, tanto semanalmente como mensualmente como a lo largo del ejercicio. En este punto debemos potenciar al máximo las fuentes de autofinanciación: rotación de existencias, ventas, ajuste de plazos de cobros y pagos, ajuste de costes, eliminación de redundancias y productos o clientes no rentable, e incluso la venta de activos. Eliminación de clientes no rentables: Este punto suele ser muy controvertido en cualquier empresa, debido a que la relación con un cliente en muchas ocasiones implica poner en juego un importante factor emocional y/o psicológico. Sin embargo, si hacemos un análisis detallado de nuestra cartera de clientes, comprobaremos que hay clientes con los que no sólo podemos estar perdiendo dinero –factor precio-, sino que además pueden perjudicar seriamente nuestra tesorería debido al crédito que le otorgamos, la morosidad o la obligación de mantener un determinado nivel de stock, cuyo coste corre de nuestra cuenta, para atender a clientes muy determinados. No siempre el vender a esa gran empresa, o a ese cliente que nos hace esos pedidos tan grandes supone un claro beneficio para nuestro negocio. Por supuesto, tener una cartera de clientes suficientemente diversificada es imprescindible. Análisis de la estructura de nuestra compañía: Periódicamente, debemos someter a un análisis riguroso la estructura de nuestra empresa. La eficiencia (lo que gastamos por cada euro que ingresamos) debe ser una máxima inapelable en cualquier negocio. Desde el departamento comercial hasta el financiero, desde el de marketing hasta la trinchera, desde los clientes a los proveedores, todo debe ser reevaluado al menos con una periodicidad anual. Y el objetivo...

Leer más

¿Qué hace un consultor de empresa?

¿Qué hace un consultor de empresa?

¿QUÉ HACE UN CONSULTOR DE EMPRESA? Se nos pregunta, con frecuencia, a los consultores de empresa a qué nos dedicamos o cual es nuestro trabajo. La respuesta concreta no es fácil, pero sí lo es cuando decimos que somos como “médicos de empresas y comadronas”. Pero esto requiere una explicación. Veamos. En primer lugar, un consultor de empresas es aquel que presta servicios profesionales a éstas en cualquier ámbito económico, financiero o técnico que no sean los tradicionales trabajos de asesoramiento contable, fiscal, laboral o auditoría. Todos estos tienen su propia catalogación como tales. Por tanto, el consultor de empresas se dedicaría a todo lo demás que la empresa le requiera. Por otra parte, el consultor de empresas suele ser un generalista, en el sentido de tocar diversos temas, más porque están muy interrelacionados que por conocimiento superficial en el estricto sentido del término. El consultor se ve obligado a saber de cosas distintas como el profesional de medicina general sabe de muchas enfermedades y dolencias. El consultor profesional, debe estar al día en mil cuestiones fiscales, económicas, financieras, laborales, mercantiles o técnicas diversas. Luego ha de estudiar y reciclarse continuamente. El consultor de empresas, con el paso del tiempo, va conociendo tantas empresas, sectores y situaciones diferentes, que su bagaje de conocimientos es muy amplio. Además, al final, la empresa es un todo que asemeja mucho unas a otras en sus cuestiones fundamentales. El consultor acaba manejándose con seguridad en toda clase de empresas y negocios. Pero, además, es algo así como una “comadrona”, ya que ayuda y colabora eficazmente en el nacimiento de muchas empresas y negocios. Lo hace aportando ideas iniciales, haciendo cálculos y estudios, previsiones y estimaciones económicas, financieras o técnicas, indica a los promotores o socios el camino a seguir y ayuda, o él mismo lleva a cabo, todos los pasos de creación y puesta en marcha de las empresas. Su campo es extenso y variopinto. Cuestiones tales como: planes de viabilidad o de negocios, estudios económico- financieros, creación y constitución de sociedades, intermediación de negocios, consultoría de gestión, operaciones societarias, planes para solventar crisis empresariales, la sucesión de la empresa familiar o el consulting técnico puro, son algunos de los botones de muestra de los catálogos de servicios de los consultores. ¿Razones para contratar a un Consultor de empresas? Podemos entresacar algunas de ellas que no agotan el repertorio. – En las empresas y negocios, surgen infinidad de situaciones ligadas a toma de posiciones o de medidas que requieren pararse a pensar y analizar los pros y contras. Como siempre, cada cual es mal consejero de sí mismo. Y además, muchas veces se requieren conocimientos específicos y personas expertas. El Consultor suele reunir...

Leer más

Algunas claves para la supervivencia

Algunas claves para la supervivencia

ALGUNAS CLAVES PARA LA SUPERVIVENCIA La larga y profunda crisis económica y financiera, el desempleo galopante, la caída en picado del consumo… Sin duda, tiempos difíciles los que vivimos e imponentes los enemigos a batir para cualquier pyme o comercio que aún sobreviva a este cataclismo. Sin embargo, si queremos seguir en pie y «dando la batalla», debemos cambiar nuestra mentalidad y realizar cambios tácticos (corto plazo) y estratégicos (largo plazo). Por poner un ejemplo, la lucha entre dos bandos en cualquier batalla suponía, hasta la I Guerra Mundial, enfrentar directamente las unidades de cada ejército en perfecta alineación, lo que convertía a los pobres soldados en blancos fáciles para las balas del enemigo. Pero con la llegada de nuevas armas más precisas, herramientas más eficaces y elementos de transporte más rápidos cambió para siempre la forma de luchar: las formaciones perfectas dieron paso a unidades más pequeñas transportadas a cualquier lugar del mundo en cuestión de días, e incluso horas; se adoptaron técnicas de la guerra de guerrillas, se modernizó la captación y procesamiento de la información, etc. Pues bien, algo parecido está pasando en la lucha por la supervivencia que supone dirigir un negocio: de la abundancia del crédito se ha pasado a la práctica desaparición de recursos ajenos; los clientes ya no son fieles y buscan nuevas experiencias a mejores precios, horarios más amplios e información más exhaustiva antes de decidirse a comprar. En muchos casos ya no sirven los grandes descuentos, ni la simpatía de nuestra organización, ni los regalos a cambio de un determinado volumen de compra. ¿Cómo hacer frente a esta nueva forma de «lucha»? Muchas veces, consciente o inconscientemente, nos encerramos en nuestra visión tradicional del negocio («esto se ha hecho siempre así y ha funcionado», «todo cambiará cuando pase la crisis», «los políticos tienen que hacer algo por nosotros») y no nos damos cuenta de que si abrimos nuestra mente a la nueva economía (que no crisis), podremos subirnos al carro de la supervivencia y no morir en el intento, evitando acabar como artesanos y gremios de la era Pre-Revolución industrial: en los libros de Historia. Y es que la evolución tecnológica nos ofrece herramientas útiles, sencillas de manejar, baratas (¡incluso gratuitas!) y al alcance de cualquiera, todo para hacer nuestra empresa o comercio más competitivo. Aquí os dejamos algunas medidas que os pueden ser útiles para la supervivencia de vuestro negocio: El uso de redes sociales, especialmente Facebook y Youtube, es una poderosa herramienta para dar a conocer nuestro negocio. Todos hemos visto los anuncios de la teletienda y, aunque su calidad artística deja mucho que desear, no podemos negar la efectividad del mensaje y el hecho de que, si...

Leer más

Otras alternativas de financiación

Otras alternativas de financiación

OTRAS ALTERNATIVAS DE FINANCIACIÓN Es un hecho innegable: la falta de crédito está ahogando, cuando no destruyendo, el tejido productivo de España: la industria, el comercio, la distribución, los servicios… ningún rincón de la economía se salva de la asfixia por estrangulamiento. En un entorno en el que, además, la inmensa mayoría de las entidades bancarias están quebradas de facto (la verdadera razón por la que no prestan dinero), además de las mayores exigencias regulatorias en cuanto a provisiones, capital, etc., no es previsible que la situación mejore en el corto-medio plazo. Nos queda aún una larga travesía por el desierto. Esta falta de financiación, agravada por los impagos, el peso de la deuda de las empresas y las familias, la menor renta disponible, la subida de impuestos y el desmesurado aumento de precios de servicios básicos, no hace sino acelerar aún más el proceso de destrucción económica masiva, con lo que entramos en un círculo vicioso del que cada vez es más difícil salir. Por este motivo poco a poco se van haciendo hueco todo tipo de iniciativas, empresariales e institucionales, para reducir la dependencia bancaria de las empresas: el crowdfunding, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), las redes de Business Angels… Pero no todos son accesibles a determinado tipo de negocios: las microempresas, el pequeño comercio, la pequeña empresa familiar, los autónomos, las pymes con problemas o los emprendedores siguen teniéndolo bastante difícil a la hora de financiar sus inversiones, o simplemente su circulante. Sin embargo, hay una alternativa que, bien utilizada, puede ser una excelente fuente de financiación, beneficiosa para todas las partes: el ahorrador particular. Sí, ese que tradicionalmente mantiene un depósito a plazo en una entidad financiera, con una rentabilidad mínima, al que en muchas ocasiones le han colocado productos tóxicos (preferentes, subordinadas, productos estructurados…) como alternativa de inversión, alejándose mucho de lo que en principio debería ser su perfil inversor. Pensadlo bien: un ahorrador tradicional de plazo fijo, ¿no está corriendo en este momento un riesgo muy alto al mantener su dinero en el balance de una caja nacionalizada y reconvertida en banco? ¿Qué posibilidades hay de que pierda la totalidad de su inversión? Cuando cualquiera de nosotros solicita un préstamo a un banco, lo primero que nos obligan a presentar es una garantía, además de capacidad de devolución. ¿Tenemos las suficientes garantías de la entidad en la que tenemos depositado nuestro dinero? Las quitas sufridas por las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas han demostrado que no. Pues bien, ¿por qué no acudir a este tipo de ahorrador para financiar nuestra empresa? Evidentemente, la el riesgo de la inversión en cualquier negocio es muchísimo mayor, pero existen...

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies